//
Garzal y Nueva Esperanza

Municipio de Simití, Sur de Bolívar

Garzal y su comunidad vecina, Nueva Esperanza, pertenecen al municipio de Simití, sur de Bolívar. Las comunidades nos han pedido para acompañarles en su lucha por conservar la posesión y los títulos del sus tierras que han ocupado y cultivado por generaciones. El título de la tierra fue concedida a un narco-traficante y desde allí operaba un laboratorio de procesamiento de la cocaína y su comercialización. Se cerró en la década de 1980. Desapareció durante unos doce años, más tarde regresó con los paramilitares y amenazaron la vida de cualquier persona que no abandonara “su” tierra. Desde entonces se dice que este narcotraficante se ha muerto, y sus herederos están tratando de vender la propiedad a los agro-negocios que quieren la tierra para los monocultivos de palma de aceite. A pesar de las amenazas de muerte, las dos comunidad es se han quedado en sus terrenos. Actualmente, la comunidad se encuentra inmersa en una lucha legal para tener el derecho de posesión reconocido y títulos otorgados a los miembros de la comunidad.

Los comentarios están cerrados.

Actualizaciones de Twitter

Flickr Fotos

Archivo

A %d blogueros les gusta esto: