//
Desplazamiento

Reflexiones Sobre Adviento: Semana 2

Esta es la segunda parte de nuestra serie sobre Adviento, reflexionando sobre la paz y la justicia desde nuestra perspectiva de trabajo con los pacificadores locales en Colombia. Cada pieza refleja en la lectura del Evangelio del domingo siguiente. Por favor, lee y comparte con tu familia, amigos, compañeros de trabajo, y comunidad de fe.

Juan el Bautista prepara el camino

 Comienzo del evangelio de Jesucristo, el Hijo de Dios.

   Sucedió como está escrito en el profeta Isaías:

“Yo estoy por enviar a mi mensajero delante de ti,

      el cual preparará tu camino.”

Voz de uno que grita en el desierto:

   “Preparen el camino del Señor, háganle sendas derechas.”

Así se presentó Juan, bautizando en el desierto y predicando el bautismo de arrepentimiento para el perdón de pecados. Toda la gente de la región de Judea y de la ciudad de Jerusalén acudía a él. Cuando confesaban sus pecados, él los bautizaba en el río Jordán. La ropa de Juan estaba hecha de pelo de camello. Llevaba puesto un cinturón de cuero, y comía langostas y miel silvestre. Predicaba de esta manera: “Después de mí viene uno más poderoso que yo; ni siquiera merezco agacharme para desatar la correa de sus sandalias. Yo los he bautizado a ustedes con agua, pero él los bautizará con el Espíritu Santo.” -Marcos 1:1-8 NVI

Los márgenes benditos – por Julie Myers

Marcos no pierde el tiempo en decirnos a nosotros que la obra de Dios no está sucediendo en el centro de las ciudades o lugares de poder. Está sucediendo en el “desierto”, lejos de los templos sofisticados o las personas quienes toman decisiones importantes. Y la gente lo sabía – venían “toda la gente” de Judea y Jerusalén. Imagínese lo que pensaban las élites de sus templos vacíos porque un hombre vestido de pelo de camello y comiendo langostas bautizaba a sus seguidores.

Y la gente lo sabe ahora. Aquí en Colombia, también, las personas se reúnen – no en los lugares de poder, sino en el campo. ECAP acompañó recientemente nuestra socia, ASORVIMM, una organización de derechos de las víctimas con sede en Barrancabermeja, en un viaje para facilitar un taller sobre zonas de reserva campesina. Se reunieron los estudiantes, campesinos, indígenas, víctimas del desplazamiento, mujeres, jóvenes, ancianos, hombres y niños. Fuimos a San Lorenzo, un pequeño pueblo en el Sur de Bolívar con vista a un lago hermoso. Algunas personas viajaron dos días para llegar allí. No es el “centro” desde los ojos de la sociedad.

Durante tres días, discutimos, colaboramos, reímos, comimos y compartimos ideas. Había energía, entusiasmo y esperanza en las zonas de reserva campesina. Luego una tarde, durante una hora, vimos seis o siete helicópteros militares rodeando una montaña cercana. Trajo un recordatorio amargo de por qué la reunión, dada que la realidad es que Colombia es un contexto de guerra contra su propio pueblo. Y tenemos que volver a esos lugares de poder y decir la verdad y exigir la justicia. Pero eso sólo es posible después de la renovación que recibimos en el desierto.

No debemos olvidar que las élites, los de la ciudad, de los lugares de poder mataron a Juan el Bautista y después a Jesús. No les gusta cuando las personas se muestran escépticos de sus sistemas y poder. No les gusta ser cuestionadas especialmente por personas marginadas. Y el riesgo es muy real en Colombia también. Las élites, quienes son 0,4% de la población, poseen 62% de las mejores tierras del país. Reuniones sobre zona de reserva campesina ponen en peligro su lugar en el “centro” de la sociedad. Muchas veces responden con fuerza, a menudo violentamente.

Un líder indígena fue decapitado en Antioquia a principios de este mes, y el total de los líderes indígenas asesinados este año en ese solo departamento son 19. Veinte defensores de la tierra han sido asesinados bajo la administración de los Santos. Recientemente, personas desconocidas han estado siguiendo y tomando fotos de los líderes de ASODESAMUBA, otra organización de derechos de las víctimas aquí en la ciudad. Estas son las consecuencias a las que se enfrentan los defensores de los derechos humanos en Colombia por clamar por la justicia para los pobres y los sin tierra.

A pesar de enfrentar la violencia y el riesgo inmenso, la gente oprimida sigue siendo la voz que clama en el desierto. En el campo, proclaman el que ha de venir, sabiendo que no van a ver el día de la liberación, pero reconocen su responsabilidad de trabajar por un futuro pacífico para la próxima generación. El Adviento es el tiempo de la esperanza, no los deseos. Los cristianos creen que Jesús realmente está trabajando a través de nuestro trabajo para lograr la liberación y vivir con dignidad y paz. Y no esperamos con brazos cruzados, pero si expectantes, y continuando en la lucha.

Oremos

Espíritu de Dios, Tú que eres Amor,

enséñame el arte de amar a mis hermanos,

de escuchar sus necesidades y de hacerme cargo de ellas,

de ser justo y misericordioso todos los días de mi vida

mientras espero la gloriosa venida del Señor Jesús.

 

Espíritu de Dios, Tú que eres Señor y Dador de Vida,

líbrame del pecado, de la desesperación, de la tibieza

y de todo aquello que me impide vivir en plenitud

como auténtico hijo de Dios,

mientras espero la gloriosa venida del Señor Jesús.

 

Espíritu de Dios, Tú que eres el Maestro interior,

recuérdame las palabras del Maestro de Nazaret

y enséñame sus caminos

para que viva según su voluntad,

mientras espero su venida gloriosa al final de los tiempos.

 

Espíritu de Dios, Tú que revelas la única Verdad,

líbrame del error y de toda oscuridad

y ayúdame a entender la buena nueva de la Esperanza,

mientras aguardo la gloriosa venida del Señor Jesús.

 

Espíritu de Dios, Tú que oras en nosotros

con gemidos inefables,

pon un clamor en nuestros labios: “¡Ven, Señor Jesús!”,

pon una esperanza en nuestros corazones: “¡El Señor vendrá!”.

 

Que el Señor venga a nosotros, hoy y siempre.

Aguardamos su venida gloriosa.

Aguardamos su Salvación y la vida sin fin que nos promete. Amén.

Anuncios

Acerca de CPT Colombia

CPT (Christian Peacemaker Teams) Colombia is an International organization seeking to be allies for and partner with communities who are threatened with displacement and violence. We try to support their initiatives to promote justice and peace and their resistance to attempts by those who oppress them and seek to dispossess them of their land, culture and livelihoods.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Actualizaciones de Twitter

Flickr Fotos

Non-violent direct action1 / Acción noviolenta1

Más fotos

Archivo

A %d blogueros les gusta esto: