//
Desplazamiento, Garzal and Nueva Esperanza

Reflexiones sobre Adviento: Semana 1

Esta es la primera parte de nuestra serie de cuatro reflexiones sobre Adviento, al reflexionar sobre la paz y la justicia desde nuestra perspectiva de trabajo con los pacificadores locales en Colombia. Cada pieza refleja en la lectura del Evangelio del domingo siguiente.

Por favor lee y comparte con tu familia, amigos, compañeros de trabajo y comunidad de fe.

Pero en aquellos días, después de esa tribulación,

      “se oscurecerá el sol

      y no brillará más la luna;

las estrellas caerán del cielo

      y los cuerpos celestes serán sacudidos”.

“Verán entonces al Hijo del hombre venir en las nubes con gran poder y gloria. Y él enviará a sus ángeles para reunir de los cuatro vientos a los elegidos, desde los confines de la tierra hasta los confines del cielo.

“Aprendan de la higuera esta lección: Tan pronto como se ponen tiernas sus ramas y brotan sus hojas, ustedes saben que el verano está cerca. Igualmente, cuando vean que suceden estas cosas, sepan que el tiempo está cerca, a las puertas. Les aseguro que no pasará esta generación hasta que todas estas cosas sucedan. El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras jamás pasarán.

“Pero en cuanto al día y la hora, nadie lo sabe, ni siquiera los ángeles en el cielo, ni el Hijo, sino sólo el Padre. ¡Estén alerta! ¡Vigilen! Porque ustedes no saben cuándo llegará ese momento. Es como cuando un hombre sale de viaje y deja su casa al cuidado de sus siervos, cada uno con su tarea, y le manda al portero que vigile.

“Por lo tanto, manténganse despiertos, porque no saben cuándo volverá el dueño de la casa, si al atardecer, o a la medianoche, o al canto del gallo, o al amanecer; no sea que venga de repente y los encuentre dormidos. Lo que les digo a ustedes, se lo digo a todos: ¡Manténganse despiertos!” –Marcos 13:24-37

 “Veréis venir, al Hijo del Hombre… a Colombia” por Alix Lozano

El relato de la venida del Hijo del hombre, está ubicado en el centro de este discurso de tipo escatológico. La conmoción cósmica es típica de la profecía y la apocalíptica para introducir las grandes intervenciones de Dios y darle un viraje a la historia. La parusía (presencia) se presenta como el día de la gran reunión de todo el pueblo de Dios; por esto, no puede ser un día de miedo sino de alegría.

Respondiendo a la pregunta sobre el «cuándo», Jesús afirma que lo importante no es alimentar la pasividad y el miedo esperando la destrucción del mundo o el juicio final, sino aprender a discernir los signos de los tiempos, a leer la voluntad de Dios en todos los momentos de la vida, y a estar vigilantes para asumir responsable y creativamente la construcción del reino de Dios. El llamado es a vivir en plenitud el tiempo presente y esperar la Parusía de Jesús con gozo. La preocupación no debe ser por «cuándo» vendrá Jesús, sino por encontrarlo ahora que está viniendo continuamente, que está presente. Jesús resucitó y vive en medio de todos y todas. El asunto no es que «vuelva», porque en realidad nunca se ha ido. Lo que se espera es la manifestación gloriosa de este Jesús que siempre ha estado en medio de su pueblo.

En Colombia acompañamos dos comunidades campesinas ubicadas en el sur del departamento de Bolívar: la vereda El Garzal y su comunidad vecina Nueva Esperanza. Ellos están luchando por conservar la posesión y los títulos de sus tierras que han ocupado y cultivado por generaciones. Tierras que familiares de un narcotraficante ahora quieren despojarles. En su lucha han ido desenmascarando a los poderes representados en las autoridades políticas y gubernamentales quienes legitiman la persecución, opresión torciendo el derecho en contra de los campesinos y a favor de los poderosos. Estas comunidades han leído los signos de los tiempos asumiendo que su esperanza está en ese “hijo del hombre” presente en el día a día manifestado en el don de la vida y la tierra como sustento, y en las organizaciones que los apoyan. Estas comunidades han comprendido que el “hijo del hombre” está presente inspirándolos hasta lograr la paz y la justicia. Ellos han entendido que “la venida del hijo del hombre” implica no la presencia del guerrero, sino del príncipe de paz y que la noviolencia es la vía para resolver los conflictos en un contexto donde la violencia arrecia constantemente por la fuerte presencia de diferentes actores armados. Con los hechos de las comunidades están permitiendo la manifestación gloriosa del hijo del hombre.

Así que todo lo anterior nos invita continuar leyendo los signos de los tiempos con nuevos ojos, con nuevas miradas, aperturas y comprensiones, con nuevos métodos, para que cuando venga, cuando se haga presente en lo cotidiano, no nos halle durmiendo…dormidos.

Oremos

Espíritu de Dios, Tú que eres Amor,

enséñame el arte de amar a mis hermanos,

de escuchar sus necesidades y de hacerme cargo de ellas,

de ser justo y misericordioso todos los días de mi vida

mientras espero la gloriosa venida del Señor Jesús.

Espíritu de Dios, Tú que eres Señor y Dador de Vida,

líbrame del pecado, de la desesperación, de la tibieza

y de todo aquello que me impide vivir en plenitud

como auténtico hijo de Dios,

mientras espero la gloriosa venida del Señor Jesús.

Espíritu de Dios, Tú que eres el Maestro interior,

recuérdame las palabras del Maestro de Nazaret

y enséñame sus caminos

para que viva según su voluntad,

mientras espero su venida gloriosa al final de los tiempos.

Espíritu de Dios, Tú que revelas la única Verdad,

líbrame del error y de toda oscuridad

y ayúdame a entender la buena nueva de la Esperanza,

mientras aguardo la gloriosa venida del Señor Jesús.

Espíritu de Dios, Tú que oras en nosotros

con gemidos inefables,

pon un clamor en nuestros labios: “¡Ven, Señor Jesús!”,

pon una esperanza en nuestros corazones: “¡El Señor vendrá!”.

Que el Señor venga a nosotros, hoy y siempre.

Aguardamos su venida gloriosa.

Aguardamos su Salvación y la vida sin fin que nos promete. Amén.

Anuncios

Acerca de CPT Colombia

CPT (Christian Peacemaker Teams) Colombia is an International organization seeking to be allies for and partner with communities who are threatened with displacement and violence. We try to support their initiatives to promote justice and peace and their resistance to attempts by those who oppress them and seek to dispossess them of their land, culture and livelihoods.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Actualizaciones de Twitter

Flickr Fotos

Archivo

A %d blogueros les gusta esto: